Payamédicos: la terapia de la risa será obligatoria en hospitales

Payamédicos: la terapia de la risa será obligatoria en hospitales 

Reformas en el sistema de salud bonaerense

Una nueva legislación regula la actividad de los payasos de hospital como medicina complementaria y obligatoria, en el área pediátrica de hospitales públicos.

La sala de espera del Hospital Materno Infantil Hugo Meisner, ubicado en la localidad bonaerense, Presidente Derqui, colapsó pasadas las 9:30, de rostros amargados y expresiones vacías. Pero a pocos metros de distancia, los pacientes internados en el primer piso esperaron ansiosos como espectadores de teatro, a que aparezcan las visitas de los sábados, los payamédicos.

Según la norma publicada en el Boletín Oficial el pasado martes 18 de agosto, los hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires deberán integrar al área de pediatría, especialistas en el arte del clown como medicina complementaria.

IMG_1736
Payamédicos por empezar su jornada en el Hospital Materno Infantil de Pte.Derqui Crédito: Malena Fusaro

La labor del payaso de hospital consiste en mejorar la salud emocional del paciente, con juegos o charlas que generan un clima de alegría y distensión. “Queremos hacerlos olvidar un rato del contexto en el que están”, explicó Agustina Nicoletti, estudiante de psicología y payamédica hace un año.

La serenidad del pasillo contrastó con el murmullo de las anécdotas que compartieron los seis “doctores de la risa” en una pequeña oficina del hospital. Entre mates y galletitas, asentaron la cantidad de internados esa mañana y el motivo de internación.

“Componemos un personaje para separar nuestrasexperiencias personales de lo que vivimos acá”, comentó Cristian Batalla cuando a media mañana comenzó a preparar a su álter ego, Doctor Arturlito. Empezando por los zapatos hasta la peluca, cada uno se puso una prenda de color llamativa.

De forma automática, la charla banal cesó cuando apareció la clásica nariz roja. Las enfermeras dejaron sus tareas y levantaron la cabeza cuando un desfile de payasos irrumpió en la tranquilidad del hospital.

Abordo de un bote imaginario, los payas “navegaron” por pasillos y escaleras, guiados por los llantos de bebé, hacia neonatología. En el camino se encontraron con Mateo, primer espectador del día. Desde los brazos de su mamá, debatió entre el miedo y la curiosidad, hasta que regaló una mueca de felicidad a estos personajes.

“Interactuar con chicos es fácil, el desafío es sacarle una sonrisa a los grandes”, comentó Micaela Acuña, payamédica y maestra jardinera. Los pacientes adultos también pueden recibir el tratamiento de la risa, pero muchas veces la preocupación y la angustia no los deja involucrarse en las actividades que se les propone.

Al final del pasillo en la sala de maternidad, las madres que parieron por cesárea recibieron entusiasmadas a la Doctora Ambaruli, Agustína. Se acomodaron despacio para poder conversar con la doctora que se detuvo a los pies de la cama, pero Agustina entendió que Ludmila, una de las pacientes, quería descansar cuando la miró indiferente y se acurrucó para seguir durmiendo.

El olor a comida se filtró por las puertas e indicó a los payasos de hospital que era hora de despedirse. Sin dejar el personaje, volvieron a navegar escaleras abajo hasta atravesar el portal mágico de donde saldrán de nuevo el próximo sábado.

  Malena Lucía Fusaro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s