David Masajnik, pasión por la actuación y la naturaleza

David Masajnik, pasión por la actuación y la naturaleza

El actor de Piel de Judas reconoció que pudo encontrar un balance entre su vida privada y su inesperada trayectoria en la actuación. Demostró su amor por el teatro y su sensibilidad al apreciar la creativa vida que eligió.

En su rústica y acogedora casa de Maschwitz, David Masajnik miraba con calma su bello jardín. Rodeado de dos perros y con mate en mano rememora su vida como actor que comenzó hace más de treinta años. Y que hoy, le permitió ser parte del fenómeno Susana Giménez en su vuelta al teatro.

Su primer contacto con el mundo de la actuación fue gracias a un amigo: “me persuadió a que lo acompañara al estudio de Lito Cruz, llegue y me encantó”, recordó Masajnik con añoranza. Dejó sus estudios en publicidad y se animó a vivir del teatro aunque nadie en su familia tenía vínculos con el medio. Su primer trabajo fue en un escenario, y aunque el actor ni recuerda el nombre de la obra, sabe con certeza que su debut fue “algo enorme, una experiencia muy fuerte”. Y desde ahí, no paró.

Amante de sus mascotas en una plena mañana Maschwitence. Crédito: Juliana Ramos Castillo.

Nunca pudo quedarse en un solo ámbito, saltó de la televisión al cine, del cine al teatro y continuó probándolo todo hasta que se topó con el desafío de ser productor. “Siempre busco obras para mí, pero siempre encontraba obras para otros. Me di cuenta que tengo suerte para encontrar buen material y por fortuna una obra hermosa me encontró a mí”, reconstruyó David. Decidió aceptar el reto y producir la galardonada obra de Martín Sherman, Rose. Compró los derechos y comenzó el desafío: tardo tres años para que la obra pudiera llevarse a cabo. Luego de considerar un sinfín de actrices y superar una infinidad de obstáculos, la actriz que personificó la obra fue Beatríz Spelzini. El resultado de tanto esfuerzo y sacrificio fue notado y gratamente elogiada, la obra recibió los premios a mejor dirección y a mejor actriz de A.C.E, Clarín y Estrella de Mar.

Se definió a sí mismo como una persona “melancólica”, aseguró que aunque la gente se preocupe por la palabra que escoge para definirse, es una buena palabra para él. Lo explicó mediante su jardín, recordó lo que es para él tomar mate por la mañana jugando a las cartas con sus hijos. Aquel pacífico lugar en las afueras de la ciudad le genera una sensación de remembranza que le hace recordar su vida. “Paso horas sentado al sol, me trae lindos recuerdos, es una melancolía que no se ve, que no se puede expresar”, compartió el actor con unas sonrisa.

A pesar de haber querido probarlo todo, “Masajnik”, como se refieren a él sus amigos, decidió declararle su amor eterno al teatro. “David es una persona absolutamente inteligente y te das cuenta en cómo arma sus personajes”, admitió Goly Turilli, actriz y compañera de elenco en Piel de Judas, la obra en la que actualmente ambos participan. “David es un tipo al que todos adoran y quieren, y yo también. Me encantó poder conocerlo en profundidad con esta obra”, reconoció la actriz. No es la primera que se expresa así del cómico actor, si hay una versión que prima es esa: David Masajnik tiene una manera de ser por la que se “hace querer”, concuerdan sus conocidos.

Goly Turilli: “El amor que despierta Susana lo veo todos los días con el teatro lleno, a mi me emociona”. Crédito: Juliana Ramos Castillo.

“Parecía que hacía mucho que nos conocíamos y que éramos amigos de toda la vida”, confesó el actor Marcelo Serre, compañero de elenco en Piel de Judas. De alguna manera, este triángulo de actores agradece haber podido conocerse y participar del maravilloso fenómeno que resultó ser “la vuelta de Susana Giménez al teatro”, frase que los tres mencionaron. “Susana es una mujer con mucha energía, te deja medio anulado”, admitió Masajnik asombrado. Reconoció que es  muy buena compañera tanto arriba como fuera del escenario, y que aunque la diva no se lo proponga ni mantenga una distancia, hay una diferencia entre el resto del elenco y ella. “Es una más del elenco, pero… es Susana Giménez, es la diva, la personalidad del espectáculo más importante que tenemos y es realmente una estrella. Tiene una estrella”, confesó Masajnik al hablar de su experiencia con la protagonista de la cómica obra.

Luego de siete meses con sala llena en el teatro Lola Membrives, llega el final de la vuelta de Susana Giménez al teatro. Parece más una despedida, pero de una obra de este calibre “se aprende mucho”, aseguró Masajnik, “lo que rescato de participar en esta obra es aprender a vincularme”. El actor agradeció la experiencia que fue encontrar su lugar entre grandes personalidades y en la producción de una obra como esta. Está seguro que seguirá incursionando en el teatro, su lugar en el mundo, el género más “vivo” de todos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Juliana Ramos Castillo

Anuncios

Un comentario en “David Masajnik, pasión por la actuación y la naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s