Eugenia Trinchinetti, una Leona adolescente

Eugenia Trinchinetti acaba de ser convocada a Las Leonas. Tiene que repartir su tiempo entre el seleccionado, el club, las amigas y la familia.

euge 2
Eugenia Trinchinetti (Créditos: Confederación Argentina de Hockey)

La sonrisa en la cara y una tremenda energía es lo primero que se percibe de Eugenia Trinchinetti. No es para menos, está viviendo su sueño: hace unas semanas fue convocada al seleccionado mayor de hockey y, con solo 18 años, ya se entrena con Las Leonas. A pesar de que ya participó en los Panamericanos sub-18 y en los Juegos Olímpicos de la Juventud en China con Las Leoncitas, esto es algo completamente diferente para ella.

Euge, como le dice todo el mundo, empezó a jugar al hockey a los 5 años en el Club San Fernando, pero no por decisión propia. “Mis papás me mandaron a hacer deporte y dije bueno… empiezo”, contó relajada. Poco a poco se fue enganchando con el deporte y hoy es una de las cosas más importantes de su vida, a tal punto que ocupa casi todo su día a día. Entrena todas las mañanas en el Cenard y tres veces por semana a la tarde en el club. Los sábados juega dos partidos: uno con la primera de Sanfer y otro con la quinta, su división, aunque este último por pedido propio. “Me gusta seguir jugando con mis amigas de siempre. Además en la quinta a veces comparto equipo con mi hermana, así que me encanta”, explicó.

Aunque hoy lo vive todo entre sonrisas, no fue así desde el principio. Cuando se enteró de que iba a ser convocada a Las Leonas, lo primero que pensó fue en el colegio, en las presiones y en lo que debía dejar de lado. Poco a poco, con el apoyo de su familia, del colegio y, especialmente, de sus amigas, pudo relajarse y disfrutar. “Por suerte el colegio me re bancó y me entendió. Estas semanas estoy yendo a la tarde a rendir algunas pruebas para cerrar notas”, comentó sobre el Colegio Santa Inés, de San Isidro, en el que cursa el último año.

Screenshot_2015-09-14-15-47-01
Euge en pleno entrenamiento con las Leonas (Créditos: @fansdeeugetrinchinetti)

En cuanto a sus amigas, Trinchinetti solo puede repetir que “son lo más”. Aunque se enteraron de su convocatoria al seleccionado mayor por medio de Twitter, ya que ella estaba demasiado nerviosa para contarlo, no dudaron en ir al colegio con camisetas de Argentina y hacer una fiesta en los pasillos. “Hasta inventaron canciones, pero no me las acuerdo”, confesó, sonrojándose un poco. No es una persona vergonzosa, pero no le gusta estar en el centro de escena.

Admite que le cuesta hacerse tiempo para sus amigas, pero que son ellas las que siempre encuentran un momento para verla. Van a presenciar sus entrenamientos, almuerzan juntas o hasta se le aparecen de sorpresa en su casa, como al momento de hacerle la entrevista. El motivo de esta última visita es que al día siguiente ellas partían hacia el viaje de egresados, pero Eugenia se quedaba en casa. “El entrenador me dijo que era una decisión propia, pero siento que si voy no lo voy a aprovechar del todo. No quiero desperdiciar esta oportunidad”, explicó sobre la difícil decisión de renunciar a algo tan esperado.

Se nota a simple vista que sus amigas están muy orgullosas de ella y solo tienen palabras de elogio. Su cuenta de twitter (@eugetrinchineti) está llena de felicitaciones y reconocimientos, que ella agradece todos. Igual de orgullosa está su madre, que aparece en el medio de la entrevista para preguntarle qué quiere comer porque “tiene que comer proteínas”. Está en todos los detalles. Antes de retirarse le avisó que se le estaba por caer una de las perlitas. Eugenia se llevó la mano a la oreja inmediatamente y se la acomodó. “Se me pierde una y me muero. Estas me acompañaron a China, sin estas no quedaba en Las Leonas”, contó, entre risas, sobre sus “aros de la suerte”.

Eugenia cuenta, a su manera, cómo se enteró que iba a ser convocada para Las Leonas

Es muy espontánea y auténtica, dice lo que se le cruza por la cabeza. Confiesa que no se cuida lo suficiente con las comidas porque sabe que su cuerpo se lo permite, aunque admite que se tendría que empezar a cuidarse un poquito más. Son muchos los sacrificios que tiene que hacer, pero está dispuesta a dejarlo todo por su objetivo: estar en Río 2016. Es decidida, como cuando encara  a la defensora rival para gambetearla y si se lo propone, seguro cumplirá con su sueño.

Por Juan Pollitzer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s