Emprender como estilo de vida: una tendencia en crecimiento

Cada vez más jóvenes se alejan de las tareas rutinarias para convertirse en sus propios jefes, y poder crear sus reglas en el mundo laboral.

Hoy en día, muchos adolescentes prefieren emprender su propio negocio antes que trabajar en relación de dependencia y tener que cumplir órdenes y horarios de un superior. Esto se debe principalmente al cambio generacional: la generación y no piensa ni hace las cosas igual que su predecesor, la generación x (personas que tienen entre 35 y 55 años). Esta generación la conforman en su mayoría jóvenes que no superan los 35 años, a quienes la libertad, y la independencia los motiva a seguir sus propios proyectos para convertirse en dueños absolutos de su futuro.

A pesar de los riesgos financieros que el emprender conlleva, según datos del Gobierno de la Ciudad, el 55% de la población cree que comenzar un nuevo negocio es una opción deseable de carrera. Lo que motiva a los emprendedores es la idea de querer cambiar el mundo y la certeza de que pueden lograrlo. Kevin Stessens (24 años), co- fundador de Flip Studios y Educatea, coincide y opina que si trabajas en una empresa sos como el eslabón de una cadena para que otra persona realice su sueño: “Por ahí suena medio egoísta pero yo quiero hacer lo que quiero hacer, cambiar la situación desde mi punto, desde lo que yo sueño y quiero realizar como persona, con mis socios o personas del trabajo”.

Según el World Entreprenuership Monitor (GEM), Argentina mantiene la tendencia de la consolidación de una cultura emprendedora plasmada en el surgimiento de nuevas empresas y proyectos, con la mayor cantidad de emprendedores entre los 25 y los 44. Se observa una tendencia que muestra cómo va aumentando también la cantidad de nuevos emprendedores en otras franjas etarias. Se registran más emprendedores  jóvenes entre 18 y 24 años, así como gente mayor que termina su vida laboral e incursiona en el mundo emprendedor. Además, 2 de cada 3 argentinos que emprenden lo hacen por oportunidad y el resto por necesidad. La proporción varía dependiendo la condición económica de la persona. La mayoría de los emprendedores del país son universitarios con un nivel de educación superior.

Un punto interesante en esta tendencia, es el crecimiento de la gamificación de la educación en el mundo de los emprendimientos. La gamificación es la utilización del juego como motivación para el aprendizaje. En los últimos años puede observarse una revalorización del juego al constatar que su uso contribuye a desarrollar la creatividad y a fijar mejor el aprendizaje debido al fuerte componente emocional. Existen plataformas online y juegos interactivos que son simuladores de negocios, como por ejemplo el GameROI, dedicados a aquellos adolescentes inquietos con ganas de emprender que no saben realmente cómo mantener su proyecto. Pretenden aplicar el pensamiento y mecánica de los juegos en ámbitos específicos de la vida cotidiana como las empresas, educación, marketing, web social, investigación, entre otros. En todos ellos se propone facilitar la consecución de ciertos objetivos relacionados con la formación, fidelización, cohesión social, y la creatividad.

A pesar de que muchos parecen preferirlo cada vez más, la actividad emprendedora también tiene sus barreras y muchas personas que comienzan, fracasan, o quedan en bancarrota. El riesgo financiero es muy alto, se tiene menos estabilidad, y aunque los horarios no son fijos, el trabajo no disminuye, en realidad, aumenta. Como afirma el ingeniero Stessens no paras nunca de trabajar. “Llegas a tu casa y no dejás de pensar en qué va a pasar mañana o qué está pasando o por qué no se vende algo, o en una venta que tienes que realizar o un evento al que debes asistir, o el problema que tienes que arreglar”, cuenta.

Federico Pinho, estudiante de derecho en la UBA y creador del proyecto Antallagi (aplicación para generar un espacio en el que personas de todo el mundo puedan intercambiar conocimientos en tiempo real) y Tomás Gonzalo, estudiante de ingeniería que ideó el proyecto Voluntapp, (aplicación para vincular a las personas que quieren ayudar con los proyectos solidarios que necesitan ayuda), coinciden en que la incertidumbre, el esfuerzo y la falta del apoyo del gobierno argentino en términos de información y personas que puedan transmitirte el conocimiento necesario, no son un obstáculo menor al momento de fundar un proyecto.

A pesar de esto, cientos de jóvenes lo prefieren al estar impactando en algo que realmente creen y sueñan y no sobre los resultados de una empresa. Tanto las victorias como la responsabilidad de la derrota son propias. Como afirma el emprendedor Stessens: “Es muy gratificante, pero también, muy cansador”.

Anuncios

Un comentario en “Emprender como estilo de vida: una tendencia en crecimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s