Fútbol para todos… y todas

Los prejuicios que dicen que ellas no saben de fútbol pierden fuerza. Cada vez más mujeres se suman a los campeonatos no profesionales y demuestran que también pueden mover la pelota.

El fútbol en la Argentina es una pasión de multitudes, no solo para verlo, sino también para jugarlo. Por eso no es extraño que, para aquellos que no pueden hacerlo profesionalmente en un club, existan numerosos torneos amateur que satisfacen sus ansias competitivas. Tradicionalmente fueron masculinos, pero cada vez son más las mujeres que arman equipos para entrar a la cancha.

La tendencia se repite en el mundo: según el informe “El fútbol femenino en las federaciones nacionales 2014-15″, elaborado por la Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA), hay más de 1.2 millones de jugadoras registradas en el viejo continente, un número que creció cinco veces en los últimos veinte años y que no parece tener un techo.

Sudestada en la zona de descanso. Los torneos de fin de semana no son solo para hacer deporte, sino una buena excusa para compartir tiempo con amigas. | Créditos: Micaela Benítez.
Sudestada en la zona de descanso. Los torneos de fin de semana no son solo para hacer deporte, sino una buena excusa para compartir tiempo con amigas. | Créditos: Micaela Benítez.

En la Argentina, ligas como La Rana o Alto Nono, que se dedican desde hace años a organizar torneos no profesionales, debieron incorporar las ramas femeninas a su propuesta, e incluso surgieron algunos exclusivos para mujeres, como los de Gambeta Femenina, que se desarrollan en Costa Salguero.

Candelaria Laspeñas es una de las participantes de esa competencia. Tiene 26 años, y empezó a jugar al fútbol a los 19, con sus compañeras del colegio. “Cuando empezamos, estábamos en una liga de Zona Norte, y éramos pocos equipos de chicas, todavía no estaba de moda”, cuenta. Mientras que sus amigas decidieron abandonar cuando empezaron la facultad, Candelaria decidió que el deporte le gustaba de verdad, así que se sumó a otro equipo, esta vez en la Ciudad de Buenos Aires.

Con sus compañeras de Tiro de Cola, se anotaron en el 2013 en el torneo de Gambeta Femenina, que tiene un nivel mucho más exigente que aquellos en los que participaron con anterioridad. “Si nos toca jugar, hay que levantarse a las nueve de la mañana los sábados, y además entrenamos dos veces por semana. Pero es un sacrificio que, a la larga, nos hace bien”, afirma.

Los motivos que llevan a las chicas a participar de estas actividades son variados. Muchas lo ven como una forma de mantenerse activas, de hacer deporte al aire libre. Candelaria, y varias como ella, pasaron de tomarlo como un momento recreativo, a buscar algo más serio, más competitivo. Sin embargo, una gran mayoría sigue viéndolo como un programa para disfrutar con amigas.

Las ligas de Zona Norte se orientan más hacia las principiantes, y marcan el inicio del camino para aquellas que recién descubren este mundo, como Belén Díaz, quien, a los 16 años, se convirtió en la jugadora estrella del torneo Ladies 5 organizado por Alto Nono.

Las integrantes de Sudestada se preparan para entrar a la cancha. Belén Díaz, (de pié, con el número 4) es la jugadora más joven del equipo. | Créditos: Micaela Benítez.
Las integrantes de Sudestada se preparan para entrar a la cancha. Belén Díaz, (de pié, con el número 4) es la jugadora más joven del equipo. | Créditos: Micaela Benítez.

Su equipo, Sudestada, va primero en la tabla de posiciones, y, ya en la primera competencia en la que participan, se convirtieron en el grupo con el que nadie quiere enfrentarse. No es para menos: ganaron el último partido con 12 goles en su marcador contra 2 de sus rivales, 10 de los cuales fueron anotados por Belén. “Siempre quise jugar”, cuenta ella, “pero recién entré al equipo en julio”. Y continúa: “Antes jugaba con varones, porque no encontraba otro lugar, hasta que mi hermano se enteró de esto y me copó, así que me sumé”.

En las canchas, se respira un ambiente de amistad. Más allá de las ansias de ganar, el espíritu de la diversión no abandona nunca a las jugadoras. En poco tiempo, Belén encontró un grupo para jugar, con el que se siente cómoda dentro y fuera de la cancha. “Vine un día sin conocer a nadie, sin avisar, solo porque quería jugar. Ahora tengo amigas con las que compartir no solo los fines de semana, sino los entrenamientos y cosas también fuera del fútbol”.

Aunque aún se está lejos del nivel de profesionalización que tienen los hombres, el crecimiento de los campeonatos no profesionales muestra un primer paso hacia ese camino y un quiebre con los estereotipos que marcan que ese es un espacio puramente masculino.

Según los datos de la FIFA, cerca de 270 millones de personas practican este deporte, pero sólo el 11 por ciento de ese total son mujeres. A pesar de eso, el presidente de ese organismo, Joseph Blatter, aseguró: “llegará un momento en que habrá tantas mujeres como hombres en el fútbol, ofreciendo espectáculos de igual o mayor calidad y belleza”. A las mujeres, las ganas no les faltan.

La goleadora

Belén Díaz es el miembro más nuevo de Sudestada, y se ha convertido en la goleadora del torneo amateur para mujeres de Alto Nono. | Créditos: Foto Gentileza Alto Nono.
Belén Díaz es el miembro más nuevo de Sudestada, y se ha convertido en la goleadora del torneo amateur para mujeres de Alto Nono. | Créditos: Foto Gentileza Alto Nono.

María Belén Díaz tiene 16 años, un carácter fuerte, y lo marca resaltando que no le gusta su primer nombre, por lo que todos la conocen simplemente como “Belu”. “Me gusta el deporte”, sentencia y, para dejarlo claro, no se queda quieta. Sus compañeras de equipo la definen como una jugadora llena de energía y, obviamente, como la goleadora. Sudestada tiene 58 goles convertidos en el torneo, de los cuales 40 son obra de Belén.

“Empecé a jugar a los cinco años. Mis hermanos vivían con la pelota, entonces para mí fue algo natural”, cuenta. Y continúa: “Además, fue como una forma de acercarme a ellos, de compartir algo”. Aunque dice amar el fútbol, reconoce que es solo para jugarlo: no mira partidos en la tele a menos que sea algo muy importante, como el mundial.

Aún es joven, pero sabe que no busca dedicarse profesionalmente al deporte. “Sí me gustaría seguir mejorando para que me den una beca en una universidad, por ejemplo”, afirma. Alegre y decidida, Belén tiene claro que, aunque no será una jugadora profesional, el fútbol será siempre parte de su vida.

Por Micaela Benítez.

Anuncios

2 comentarios en “Fútbol para todos… y todas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s