Agroquímicos: la interminable puja entre la salud y las ganancias  

En el marco del 3º Congreso Nacional de Médicos de Pueblos Fumigados, se volvió a exponer un tema que ha sido controversial por años, la toxicidad de los herbicidas aplicados a los campos argentinos. 

Profesionales de la medicina, científicos y estudiantes, se congregaron en el 3º Congreso Nacional de Médicos de Pueblos Fumigados, para debatir sobre una problemática que concierne a todo el país pero es cuestionada por pocos, el uso de agroquímicos en los alimentos.

Afuera del Aula Magna, diferentes puestos ofrecían alimentos libres de agroquímicos Crédito: Malena Fusaro
Afuera del Aula Magna, diferentes puestos ofrecían alimentos libres de agroquímicos
Crédito: Malena Fusaro

Este año la sede elegida para el congreso, fue el aula magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires -UBA-. Allí se debatió a lo largo de tres jornadas, iniciando el jueves 15 de octubre, los efectos que tiene en la salud el uso de pesticidas en las cosechas argentinas.

La discusión sobre el grado de toxicidad de diferentes químicos utilizados como herbicidas, lleva más de 35 años. Pero el pasado mes de abril, la Organización Mundial de la Salud certificó por primera vez que el Glifosato, el principal componente del herbicida más utilizado a nivel mundial, es cancerígeno.

“Se cree que el cancer está en la frontera del conocimiento, que nunca vamos a poder evitarlo. Esto pasa porque el cancer ha caído en la esfera del interés económico”, expresó Eduardo Maturano, doctor y profesor en la Universidad Nacional de Córdoba.  “El productor agrícola no produce para las familias, sino para el mercado con la lógica de maximizar ganancias”, agregó el doctor Maturano.

Crédito: Malena Fusaro
Crédito: Malena Fusaro

Se ha comprobado a través de estudios epidemiológicos y monitoreo del agua, que en los habitantes de zonas agrícolas, los casos de malformaciones en recién nacidos o la presencia de cancer en adultos, incrementa a medida que se extiende la zona de cultivo.

Elizabeth Tesán, pediatra y neonatóloga, expuso durante el congreso, cifras del Registro Nacional de Anomalías Congénitas –RENAC– que demuestran que la primer causa de mortalidad infantil en pueblos fumigados, son las anomalías congénitas derivadas de la intoxicación que sufren las madres que habitan en las zonas de cultivo fumigadas. “En 1980 el 11% de la mortalidad infantil era provocada por anomalías congénitas, en el 2012 pasó a ser la primer causa de muerte en menores de 1 año, con un 26%”, expuso la doctora Tesán.

Para comprobar la relación entre exposición a los pesticidas y contaminación, la doctora Tesán presentó el caso de la localidad agropecuaria de Marcos Juarez, provincia de Córdoba. Allí se analizaron a 32 habitantes expuestos a los plaguicidas utilizados en la zona y los resultados evidenciaron alteraciones en el ADN . La perspectiva de una célula con ADN dañado puede resultar en la muerte de la célula, cancer o posibilidad de generar descendencia con malformaciones.

El uso de herbicidas en las cosechas no solo afecta a los habitantes de zonas agrícolas, ya que restos de Glifosato permanecen en las frutas y verduras que compramos en el supermercado. En la Argentina el nombre comercial del Glifosato es Roundup, producto agroquímico ofrecido por Monsanto.

Siendo el principal enemigo de las organizaciones que luchan por erradicar el uso este químico en el país, Monsanto ha sabido respaldarse ofreciendo informes sobre la regulación y el control de calidad de sus productos, los cuales certifican que el Glifosato es uno de los químicos menos tóxicos o benignos para el organismo humano.

Sin embargo, ¿no sería prudencial modificar las formas de producción agrícola y cultivar sin químicos que sean potencialmente dañinos para la salud? “Existe una cultura de naturalización de estas formas de producción, la gente de verdad cree que la forma actual es la única manera de cultivar alimentos”, enfatizó Eduardo Maturano.

Paola Quinteros, licenciada en nutrición, explica que existen formas de tomar recaudos para reducir los riegos de intoxicación. “Es importante lavar bien las verduras y sacarle la cáscara a las frutas porque ahí se almacena la mayor cantidad de restos de pesticidas”, explicó Quinteros.

los-cultivos-con-mc3a1s-quc3admicos
Credito: Reduas.com.ar

Por el momento, la solución para quienes dudan sobre la calidad de lo que consumen es informarse y elegir con conciencia, qué llevamos a la mesa. “Hay que volver a cocinar como lo hacían nuestras madres, más de olla y tener una huerta, para salir un poco del producto industrializado y asegurar la calidad de lo que consumimos”, concluyó Paola Quinteros.

Anuncios

Un comentario en “Agroquímicos: la interminable puja entre la salud y las ganancias  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s