De cartoneros a recuperadores urbanos, continúa la lucha por las condiciones de trabajo

El programa de recuperadores urbanos encargados de reciclaje funciona oficialmente desde el 2014. Incluye diversos beneficios para los trabajadores aunque el programa no es efectivo en todos los casos.

Alrededor de 4500 recuperadores urbanos trabajan oficialmente en las calles de la Ciudad de Buenos Aires en la actualidad. Se trata de cartoneros que están asociados a cooperativas a través de las cuales se distribuyen la tarea de recolección de materiales reciclables en la Ciudad. Todos los días logran recuperar 600 toneladas de las 6000 que se producen por día en la Capital Federal. Hace ya más de un año que los recuperadores urbanos fueron reconocidos formalmente por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. A partir de dicho reconocimiento, los recuperadores obtuvieron beneficios como mejoras en las condiciones, sueldo fijo y uniforme de trabajo.

El proyecto de reconocimiento oficial se logró luego de numerosos reclamos por parte de organizaciones de cartoneros y cooperativas preexistentes. Muchos de ellos venían realizando las tareas de recolección de reciclables e incluso eran parte de cooperativas desde hace muchos años.

Actualmente en la Ciudad de Buenos Aires funcionan 12 cooperativas que brindan un servicio público a los ciudadanos como es la recolección de materiales reciclables secos. Los recuperadores recorren cada día las cuadrillas asignadas de la Ciudad recolectando materiales reciclables de las campanas verdes y de los vecinos. Luego se dirigen en camiones a alguno de los 8 Centros Verdes gestionados por las cooperativas donde realizan la clasificación del material recolectado. Los recicladores reciben un sueldo fijo mensual de $4800, en teoría en blanco. Sin embargo, hay voces que revelan una situación distinta.

Walter Rodriguez, recuperador miembro del Movimiento de Trabajadores excluidos y de la Cooperativa de Trabajo “Amanecer de los Cartoneros” cuenta que ellos reciben el sueldo fijo mensual acordado de $4800 pero agrega: “Nosotros no tenemos obra social, no tenemos aportes jubilatorios, no sabemos nada de eso, nunca vimos un recibo”.  Cuando se le pregunta por las condiciones en que desarrolla la recolección se queja de que ellos no tienen recorrido con campanas verdes sino que tienen que “ir por los distintos contenedores revolviendo” y allí se encuentran con cualquier otro tipo de residuo orgánico. Diego Rivera, miembro de la misma cooperativa y compañero de Walter cuenta que: “Las condiciones no son buenas, hay mucha gene que no separa la basura y nosotros tenemos que andar metiendo las manos en cualquier lado, muchas veces sin guantes”. Hay algo que ambos rescatan y es que “el principal y único beneficio” es que ahora ya no tienen que cargar con el típico carrito en sus espaldas lo que es un “gran alivio”. Sin embargo, lamentan que de esa manera lograban mayores ganancias ya que se quedaban con toda la recaudación de lo que recolectaban y vendían en el día.

Alicia Montoya, co-fundadora de la Cooperativa El Álamo con sede en el barrio porteño de Villa Pueyrredón, asegura que si bien en los primeros meses del año tuvieron que “hacer reclamos al Gobierno de la Ciudad para que cumplan con el subsidio prometido”, ellos desde la Cooperativa siempre garantizaron a sus casi 80 empleados “el sueldo acordado en blanco con obra social y los aportes jubilatorios correspondientes”.

De los 8000 cartoneros que se calcula que recorren cada día la Ciudad de Buenos Aires, alrededor de 4500 son “promotores ambientales” que trabajan para las distintas cooperativas. Los 3500 restantes realizan las mismas tareas pero se mantienen independientes y al final del día son dueños del total de lo que recaudan. Esto provoca conflictos entre los dos grupos ya que generas superposición en ciertas áreas de la Ciudad y muchas veces los cartoneros independientes vandalizan las campanas verdes.

En abril de este año fue destituido de su cargo Agustín Casal, quien estaba a cargo de la Dirección General de Reciclado perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente y Espacio Público. Se lo acusó de “vaciamiento de recursos” del programa de reciclado Ciudad Verde. Esto se logró gracias al reclamo que realizó un grupo grande de cartoneros de distintas cooperativas, incluida Alicia Montoya.  “La lucha por los derechos de los cartoneros aún está en proceso”, asegura  Montoya quien planea seguir acumulando logros en su lucha.

Por: Ailén Diorno

Anuncios

Un comentario en “De cartoneros a recuperadores urbanos, continúa la lucha por las condiciones de trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s